MOTORES VIEJOS EN UNIDADES NUEVAS.

por Saturnino Núñez Chanquet, Presidente del Centro de Capacitación contra la Contaminación Ambiental Vehicular, A.C.

(Adaptación para Internet del Artículo que apareció publicado en el Periódico “El Sol de Puebla” el 15 de Octubre de 1992.)

Voy a exponer una situación que puede encontrarse con frecuencia: la instalación de motores que fueron fabricados en un año distinto al que fue fabricado el vehículo.

Por muy diversas razones, pero la más importante es la económica, al presentarse una descompostura de consecuencias fatales, como puede ser una “desbielada” de motor, los propietarios optan por comprar un motor en un deshuesadero, porque suelen ser más baratos. El hecho de que muchas personas se decidan a cambiar un motor no solo obedece a las descomposturas como la descrita, sino también, algunas veces, a instalar motores más pequeños que los originales debido a que el dueño juzgue que así podrá gastar menos gasolina. Es el caso de la adaptación de un motor de 6 cilindros a un vehículo que originalmente traía uno de 8. (Creo que es el caso más común).

Voy a describirles un “descubrimiento” que realicé hace algunos años, mientras afinaba una camioneta, con respecto a las fechas del motor y del vehículo:

Se trataba de una camioneta Dodge modelo '82 del tipo de 3 toneladas, que venía equipada con un motor 225 de 6 cilindros y un carburador Carter de dos gargantas. Se me hizo extraño que siendo camioneta viniera equipada con carburador de dos gargantas, porque según yo, era exclusivo para los coches como el mío. Hasta donde yo sabía, los motores de 6 cilindros para camionetas utilizaban un carburador Holley de una sola garganta. Había algo que no coincidía.

Al preguntarle al dueño o al chofer el porqué venía con ese motor y con ese carburador, me enteré de que la camioneta venía originalmente equipada con un motor de 8 cilindros, pero que se lo habían cambiado por el de 6. Mi premisa había sido válida: traía un carburador de dos gargantas debido a que se trataba de un motor de coche.

Lo que me llamó muchísimo la atención fue la fecha que venía fundida en la cabeza; no recuerdo el mes y el día, pero se trataba de un motor de 1977 y supongo que venía instalado en un coche de 1978. (Eso lo deduzco porque mi coche es modelo 1980 y la fundición de la cabeza indica 8 del 10 del 79, 1979, año en que se fabricó el vehículo).

¿Qué tiene de especial que esa camioneta de 1982 trajera un motor de 1977?. ¿Cual es el “descubrimiento”?.

El “descubrimiento” consistió en darme cuenta que el dueño de la camioneta iba a tener un problema grandísimo a la hora de presentar la prueba de verificación de gases contaminantes, simple y sencillamente porque los valores que se dieron para 1977 son más altos que los que regían para 1982.

Cuando se presentara a la prueba y le preguntaran qué año era la camioneta, los verificadores iban a asentar en el comprobante que entregan, que la camioneta era modelo '82. Pero a la hora de la medición, lo más probable era que la camioneta (con un motor 1977) “no pasara” al tener lecturas más altas que las permisibles para 1982, por causa de su motor.

Se me estaba olvidando mencionar un agravante que presentaba dicho motor o dicha camioneta: el distribuidor.

Según mis datos, desde 1967 se empezaron a instalar de manera esporádica y en aplicaciones muy especiales, distribuidores que funcionaban sin platinos, como un sistema de encendido del Corvette de 1967. En el periodo 1967-1972 se presentaron otros modelos de distribuidores electrónicos, pero únicamente en coches muy específicos como ya lo había mencionado.

Por fín en 1973, Chrysler fue la primera marca Norteamericana que instaló sus distribuidores electrónicos en todos sus modelos de automóviles. Esto representó un gran logro, ya que anteriormente solo se podían obtener en uno o dos coches por marca, pero a partir de entonces, todas las compañías Estadounidenses los instalaron como equipo de serie.

Esta camioneta, por ser modelo 1982, ya venía equipada de fábrica con un distribuidor electrónico, pero el hecho de estar usando un distribuidor de platinos, agregado al año del motor, complicaba bastante el cumplir con las especificaciones de gases contaminantes para 1982 en ese vehículo.

No sé que habrá sucedido con esa camioneta, pero me gustaría saber si alguna vez tuvieron problemas o nó para pasar las verificaciones.

La recomendación que hago a los mecánicos es que no traten de adaptar distribuidores de platinos a los motores que normalmente vienen equipados con distribuidores electrónicos.

Como ya lo he dicho en otras ocasiones, no solo se trata de señalar lo que contamina sino también, de exponer posibles soluciones.

Regresar a la Página Principal.