FUNCIÓN DEL “CANISTER”.

por Saturnino Núñez Chanquet, Presidente del Centro de Capacitación contra la Contaminación Ambiental Vehicular, A.C.

(Adaptación para Internet del Artículo que apareció publicado en el Periódico “El Sol de Puebla” el 7 de Noviembre de 1994.)

               En el tanque de gasolina, encontramos a ésta en dos estados de la materia: líquido y gaseoso.

               Antiguamente, los vapores que se acumulaban en el tanque también eran liberados a la atmósfera, al igual que se hacía con los vapores que se localizaban en el cárter, antes de utilizarse el sistema P.C.V.

               Con el objeto de controlar la contaminación que causaban los gases de la gasolina, se diseñaron sistemas para conducir esos vapores hacia el motor, donde serían quemados.

               La palabra “Canister” la usamos para designar un receptáculo que se encuentra localizado en el compartimiento del motor (en la mayor parte de los coches Norteamericanos), o en otros lugares en el caso de algunos vehículos Europeos o Japoneses. Su función es la de almacenar temporalmente los vapores provenientes del tanque de gasolina. En muchas ocasiones, este “Canister” tiene una forma externa cilíndrica, lo que le da la apariencia de un bote o de una lata. Tiene conectadas varias mangueras tanto de entrada de gases como de salida de los mismos hacia el motor.

               Además de contar con el Canister, algunas piezas tuvieron que sufrir modificaciones como es el caso de los tanques de gasolina. En la parte superior de éstos viene instalado un dispositivo para separar los vapores de los líquidos. Los vapores que se concentran en el separador son absorbidos por mangueras y tubos para llevarlos hasta el Canister, donde serán almacenados.

               También se rediseñaron los tapones de gasolina, con el objeto de impedir que dejaran escapar los vapores del tanque a la atmósfera. Es de suma importancia utilizar el tapón correcto para que el sistema funcione como es debido y evitar usar otro tipo de tapones.

               Hay un punto referente al mantenimiento que debe de prestarse a este sistema. Algunos Canisteres utilizan un pequeño filtro de forma circular en la base inferior. Ese filtro debe de cambiarse cada determinado tiempo, al igual que se van substituyendo los filtros de aire, de gasolina o de aceite, porque puede llegar a taparse con tierra. El costo de este filtro no es muy elevado; en algunos lugares venden el juego del filtro de la base del Canister y el filtro de la entrada de aire del sistema P.C.V. y es tan fácil reemplazarlos que uno mismo puede realizar esta operación, además, no se requiere de herramientas especiales para desmontar el Canister.

               Dentro de los servicios de mantenimiento, además de la substitución del filtro de la base, también debemos de revisar todas las mangueras para verificar que no tengan roturas, rajaduras, quemaduras, y para que no presenten resequedad o cuarteaduras. Las mangueras que se encuentren afectadas deberán de cambiarse.

               Los Ford de 1980 a 1984, usaban una manguera corrugada como de cartón que se conectaba desde el Canister hasta la cazuela del filtro de aire. Esta manguera es muy similar a la que se utiliza para conectar la toma de la entrada de aire caliente de la cazuela del filtro con el múltiple de escape, pero la manguera que se usa para el Canister es de mucho menor diámetro; yo calculo que debe ser de media pulgada.

               Con este tipo de manguera, se debe de tener la precaución de no aplastarla porque es muy fácil que se raje y se rompa, lo que nos ocasionaría que el sistema no funcionara como es debido. Si esta manguera se encuentra rota o aplastada, debe de cambiarse lo antes posible.

               Si tomamos en cuenta la manera en que son aspirados los vapores almacenados en el Canister hacia el motor, podemos dividirlos en dos grupos: en uno, la manguera de succión se conecta entre el Canister y el carburador o el sistema de inyección (en los Fuel Injection) y en el otro, la manguera va conectada entre el Canister y la cazuela del filtro de aire. El primer tipo lo podemos encontrar en los vehículos de la Chrysler y de la Chevrolet, el segundo, en los Volkswagen y en algunos de los Ford, como los ya mencionados.

               Es muy importante que no se cancele el sistema del Canister, porque se pueden correr graves riesgos, como se suele advertir en algunos tapones de gasolina de coches de marcas Norteamericanas. Un amigo mío tenía un Mustang 1982, al comprarlo, ya tenía el sistema del Canister cancelado. El problema consiste en que todos los gases que se acumulaban en el tanque de gasolina no tenían ningún lugar por donde salir, debido a que la manguera que lleva dichos gases hacia el Canister se encontraba bloqueada y todavía seguía usando el tapón de gasolina original, lo que impedía que los gases escaparan a la atmósfera. El riesgo posible es que puede presentarse una salida violenta de vapores a la hora de abrir el tapón.

               Además de controlar los vapores del tanque, algunos sistemas también llevan mangueras conectadas entre el carburador y el Canister, con el objeto de absorber algunos vapores que se forman en él.

Regresar a la Página Principal.